Telencéfalo

El encéfalo está compuesto por tres grandes partes: el encéfalo anterior, el encéfalo medio o mesencéfalo y el encéfalo posterior. A continuación, analizaremos la porción anterior del encéfalo, donde se encuentra el telencéfalo.

El encéfalo anterior

Esta porción es la parte más voluminosa y compleja del sistema nervioso humano. En él, se destaca el telencéfalo o cerebro (el área con todos los pliegues y surcos que se reproduce típicamente en las ilustraciones cuando se menciona al cerebro) y otras estructuras subyacentes como el diencéfalo.

El telencéfalo se divide en dos mitades, denominadas hemisferio derecho y hemisferio izquierdo, que están conectadas por el cuerpo calloso, un haz de fibras nerviosas que les permite intercambiar información. A simple vista, ambos hemisferios son imágenes especulares y muchos científicos creen que tienen funciones diferentes.

El telencéfalo contiene la información que, esencialmente, nos convierte en lo que somos: la inteligencia, la memoria, la personalidad, la emoción, el habla y la capacidad de sentir y movernos. Áreas específicas del telencéfalo, que se denominan lóbulos, se encargan de procesar diferentes tipos de información. El cerebro consta de cuatro lóbulos: frontal, parietal, temporal y occipital.

La capa más externa del telencéfalo se denomina córtex o corteza cerebral, vulgarmente llamada materia gris. La información recogida por los cinco sentidos llega a la corteza cerebral a través de la médula espinal. Luego, esta información es enviada a otras partes del sistema nervioso para su ulterior procesamiento. Por ejemplo, si tocás un horno caliente, esa información no solo es procesada por el sistema nervioso para que muevas la mano, sino que también va a zonas del cerebro que nos permitirán recordar que no debemos volver a tocar un horno caliente en el futuro.

En la parte interna del encéfalo anterior se encuentra el tálamo, el hipotálamo y la hipófisis. El tálamo viene a ser una “estación de relevo” encargada de enviar los mensajes procedentes de los órganos sensoriales, como los ojos, las orejas y los dedos, al córtex. El hipotálamo controla el pulso, la sed, el hambre, los patrones de sueño y otros procesos corporales que ocurren en el organismo automáticamente. También controla la hipófisis, una glándula que fabrica hormonas, las cuales controlan el crecimiento, el metabolismo, la digestión, la maduración sexual y la respuesta al estrés.

Con la información ya vista en clases, el texto precedente, libros de texto e internet resolvé los siguientes ítems:

1) ¿Qué es el telencéfalo? ¿Cuáles son sus funciones?

2) “Encéfalo anterior” y “prosencéfalo”, ¿son sinónimos? ¿Por qué?

3) ¿Cuáles son las funciones del diencéfalo?

4) Los hemisferios cerebrales, ¿cumplen las mismas funciones?

5) ¿Cuál es la función de cada lóbulo del cerebro? Adjuntá un esquema o ilustración que muestre la ubicación de los lóbulos cerebrales.

6) Elaboren un cuadro que resuma las funciones del tálamo, del hipotálamo y de la hipófisis.

Adaptado de: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/general/brain_nervous_system_esp.html